Archivo | PSICOLOGÍA RSS feed for this section

El mundo necesita gente que ame lo que hace

22 Nov

La relación entre la música, emoción y el cerebro

18 Oct

Aunque no es un elemento de supervivencia, las melodías forman parte indisociable del espíritu humano, la música y la emoción comparten una misma región del cerebro, conocida como el cortex prefrontal un grupo de científicos ha conseguido por vez primera explicar la relación que existe entre la música, la emoción y el cerebro humano.

Se ha descubierto que todos estos episodios discurren en una parte del cortex prefrontal, región del cerebro que es la que permite recordar una melodía o detectar una falsa nota en una canción conocida. Sigue leyendo

Cambia lo que puedes cambiar…el resto olvídalo!

29 Sep

 

La vida que tenemos es corta y el tiempo es poco. Este es uno de aquellos aspectos que no se nos puede escapar.

Si sabemos que el tiempo es corto y que es algo irrecuperable, pues entonces no lo podemos desperdiciar!

Por lo que no nos preocuparemos y estresaremos con nuestra falta de tiempo para hacer las cosas, todo lo contrario, vamos a aprender a organizar y a planificar para no perderlo. Sigue leyendo

Tu manera de pensar puede causarte estrés

29 Sep

En los tiempos que vivimos, es fundamental la flexibilidad, es decir, tienes que ser flexible en tu manera de pensar.

Cuando nuestra manera de pensar se hace rígida, es una batalla perdida. Cuando crees que tienes todas las respuestas, es mejor que te apartes, y cuando la forma como actuas es inflexible, pasas a ser hitoria. Sigue leyendo

El mundo necesita gente apasionada

27 Sep

Vampiros energéticos

15 Sep

Bostezar nos ayuda a pensar mejor

10 Sep

Por lo general evitamos bostezar en público, por temor a que los demás piensen que no dormimos bien o que estamos aburridos con la plática.

Sin embargo, investigadores han descubierto que el bostezo sirve para:

– Aumentar la alerta cerebral

– Conservar el cerebro fresco

– Ayuda a cambiar de una actividad a otra Sigue leyendo

Dietas Psicológicas

7 Jul

Es indudable que en muchos casos la obesidad tiene un componente psicológico claro y, por tanto, estos planteamientos pueden ser útiles cuando la mayor ingesta de alimentos es consecuencia de alteraciones emocionales o psíquicas.

Hay que tener en cuenta que a través de estrategias psicológicas se puede conseguir reducir el consumo calórico, aspecto positivo y nada criticable, pero siempre sin olvidar que la disminución en la ingesta no debe repercutir en el resto de los nutrientes, como ya se ha comentado en repetidas ocasiones.

Como ejemplos de algunas dietas psicológicas con nombre propio están las siguientes: Sigue leyendo

Física cuántica de las emociones

6 Jul

Cualquier experiencia o evento que sucede en la realidad es neutro, es decir que contiene el mismo grado de aspectos positivos que negativos. Etiquetar una experiencia como positiva o negativa en la escala de la realidad sólo depende de cómo enfoquemos nosotros dicha experiencia, dependerá de si la experienciamos con sentimientos positivos o negativos.

El etiquetado que realizamos está fundamentado en el mecanismo de “dolor-placer” que los sentidos del cuerpo usan para funcionar apropiadamente. En nuestra mente, el dolor está asociado a peligro y el placer a la seguridad, con fines meramente evolutivos de salvaguardar la existencia del cuerpo físico, pero lo cierto es que el dolor y el placer son inseparables como las dos caras de una moneda. Sigue leyendo

Efecto psicológico de las dietas

6 Jul

A la hora de describir o criticar una dieta de adelgazamiento no se puede olvidar el efecto psicológico de la misma, es decir, en muchas ocasiones actúan simplemente como un placebo.

Efecto psico

De hecho, algunas dietas, por supuesto sin decirlo, se basan en dicho efecto que, en definitiva, no es más que un truco -y en este caso este calificativo no es necesariamente peyorativo – para lograr un adelgazamiento que sigue los principios de la termodinámica. Así, mediante una dieta repetitiva y monótona a base de una única clase de alimentos, se puede lograr disminuir la ingesta lo que, indudablemente, supondría un menor consumo de calorías pero, como ya se ha comentado, esta disminución iría acompañada de déficit o desequilibrios de los nutrientes necesarios dando lugar a estados carenciales y patologías. Sigue leyendo